Ejemplo de construcción de un discurso, hecho por un estudiante

I. Postura

  • A favor del botellón.

II. Circunstancias factuales

  • El público receptor del discurso estará compuesto por vecinos del parque Nicolás Salmerón que a las ocho de la mañana de un domingo salen al propio jardín contaminado de botellas y bolsas. El auditorio estará en su totalidad en mi contra y con una actitud poco receptiva y bastante hostil.

III. Grado de credibilidad

  • La actitud del auditorio sería bastante hostil, pues en su totalidad posee la idea contraria a la que yo pretendo defender. La credibilidad del orador, a priori, sería débil, existiendo una divergencia insostenible entre juez, orador y auditorio. Por lo tanto mi grado de credibilidad sería <<genus torpe>>.

IV. Argumentos

  • Disparidad entre valor-precio. Precios extremadamente altos de las consumiciones dentro de las discotecas.
  • Búsqueda de una relación social natural entre la juventud.
  • Necesidad intrínseca del hombre por relacionarse. Aristóteles: “El hombre es un animal político, racional y social”.
  • Buen tiempo en nuestra ciudad.
  • “Echarse” a la calle es una costumbre típicamente española.
  • Respeto de todas las libertades: Derecho al disfrute, al igual que el derecho al descanso.
  • Omitir la opinión de los jóvenes mayores de edad sobre la prohibición cuando les incumbe.
  • Cobro de entrada a la discoteca.
  • Marginación por cuestiones económicas.
  • Incomunicación entre la juventud.
  • Prohibir el evento botellón mediante las leyes no acabará con la apetencia natural a la bebida.
  • Si quitamos el botellón del parque Nicolás o no lo colocamos en otro sitio donde pueda concentrarse, la prohibición acarreará peores consecuencias, pues los bebedores se dispersarán por las calles de todo el centro, en las puertas de las discotecas y molestarán a más vecinos.
  • El alcalde de Almería jugó con nosotros, prohibió el botellón en su anterior legislatura y dos meses antes de las elecciones volvió a permitir su ejercicio para no perder los votos de todos los jóvenes.

V. Elementos constituyentes

  1. Introducción: Fingir aflicción y tranquilizar
  2. Nudo:
    1. Naturalizar el problema
    2. Exponer los motivos
    3. Exponer ventajas junto a las desventajas
    4. Dar soluciones
  3. Conclusión: Resumen
  4. Cita: “solucionemos este problema de forma adulta”.

VI. Resumen del discurso

  • No mostrar de primeras cual es mi postura a favor del botellón, pues me convertiría ya de primeras un orador irrelevante, sino incluso ratificar sus argumentos para que me acepten en su grupo. Comenzar con el caso concreto de Almería y llevarlo hacia la universalidad para demostrar que no es un hecho aislado, sino que beber en la calle puede ocurrir en cualquier sitio y época.
  • A continuación enumerar los motivos de peso que originan el evento “botellón” como: precios elevados de las consumiciones, cobro de entradas, imposibilidad de hablar dentro de la discoteca, buen tiempo en nuestra ciudad, apetencia natural hacia el alcohol, búsqueda de una relación social entre los jóvenes…
  • En tercer lugar enfrentar mis razones a los posibles y más fuertes contra-argumentos de la opinión contraria llegando a la cuestión infinita para plantear la incertidumbre y la duda en el auditorio, como los derechos de todos los ciudadanos, necesidad del hombre por relacionarse, marginación en función del nivel económico, la prohibición legal no acabará por completo con el evento social…
  • Seguidamente, mi intención es aportar una critica constructiva junto a soluciones que satisfagan a todos, como: política de concienciación higiénica, búsqueda de un “botellódromo”, aseos, conciertos municipales… para poder recibir el beneplácito de mi auditorio pero también conseguir mi objetivo: poder desarrollar el botellón.
Por último reconduciré las energías del auditorio hacia el fin común, con sus intereses compartidos por los dos bandos, distribuyendo tareas entre todos. Para acabar de forma contundente reservaría una frase llamativa para el final: El “botellón” es una realidad que no puede eludirse, así que afrontemos el problema como adultos y démosle una solución equitativa.